miércoles, 28 de diciembre de 2016

Fundéu BBVA: verbos con pronombre añadido, acentuación


MADRID. Las palabras formadas por un verbo con uno o varios pronombres añadidos al final (”dímelo”, “cayéndose”, “deme”, “abrírtelo”...) se acentúan según las normas generales y con independencia de si la forma verbal que las origina lleva tilde o no, señala la Fundación del Español Urgente, promovida por la Agencia EFE y BBVA.

En los medios de comunicación no es raro encontrar frases en las que estas palabras se escriben de manera impropia, como en los siguientes ejemplos: “Déme una buena noticia”, “¡Habráse visto tamaña diferencia!”, “Conectáte con vos misma: respirá y observá el movimiento del cuerpo al respirar” o “Varios jugadores se fueron a la caseta mirandose de reojo”.

Como señala la Ortografía académica, los pronombres “me”, “te”, “se”, “lo”/”la”, “le”, “nos”, “os”, “los”/”las”, “les” que van pospuestos al verbo se escriben unidos a este formando una sola palabra y esta se somete a las normas de acentuación generales. Se adjuntan en la lengua actual (con excepciones que explica la Gramática académica) a las formas no personales del verbo -infinitivo (”mirarte”) y gerundio (”mirándote”)- y al imperativo (”dele”).

Estos pronombres, que son siempre átonos, se denominan “clíticos”

(”proclíticos” si van delante del verbo y “enclíticos” si van detrás).

Aunque hasta 1999 la Ortografía establecía otros criterios, desde ese año señala que las formas verbales así creadas siguen las normas generales de acentuación: “habrase” o “dele” no se tildan porque son palabras llanas acabadas en vocal, mientras que “entiéndelo” o “duérmete” sí se tildan porque son palabras esdrújulas.

Esta norma incluye los imperativos en las formas de voseo, que pueden perder la tilde (de “callá” es “callate” y no “calláte”, por ser llana acabada en vocal) y la forma verbal “dé”, que pierde la tilde diacrítica en “dele” o “deme” (no “déle” ni “déme”), ya que no son monosílabos ni hay posible confusión con la preposición “de”.

Teniendo esto en cuenta, en los ejemplos anteriores lo adecuado habría sido escribir sin tilde “Deme una buena noticia”, “¡Habrase visto tamaña diferencia!” y el primer verbo en “Conectate con vos misma: respirá y observá el movimiento del cuerpo al respirar”, mientras que, por el contrario, al último ejemplo le hace falta: “Varios jugadores se fueron a la caseta mirándose de reojo”.

La Fundéu BBVA (www.fundeu.es), que trabaja asesorada por la Real Academia Española y cuyo principal objetivo es el buen uso del español en los medios de comunicación, cuenta con la colaboración, además, del Instituto Cervantes, la Fundación San Millán, Accenture, Gómez-Acebo & Pombo, CELER Soluciones, Hermes Traducciones y Linguaserve.

0 comentarios:

Publicar un comentario