sábado, 24 de septiembre de 2016

Diabetes e hipertensión causan el 27% de muertes prematuras


Resultado de imagen para diabetes

El alto consumo de refrescos gaseosos con un alto contenido de azúcar, la baja ingesta de agua, hábitos poco saludables en la alimentación y escasa actividad física desde edades tempranas, están influyendo en la alta incidencia de enfermedades no transmisibles, como la hipertensión y la diabetes, que cada año provocan el 27% de muertes prematuras en el país.

La voz de alerta la dio la representante de la Organización Panamericana de la Salud (OPS) en el país, Alma Morales Salinas, quien durante una conversación con elCaribe pasó balance a la calidad de la salud y nutrición de los dominicanos, el impacto de las enfermedades transmitidas por vectores, como el dengue y la chikungunya, y otras tasas de letalidad vinculadas con la atención clínica, como la mortalidad neonatal y materna.

¿Nos gustaría saber si se ha estudiado la calidad de la nutrición de los dominicanos y cómo incide en la salud de la gente?
Actualmente la fuente de información sobre consumo de alimentos viene de la Encuesta Nacional de ingresos y gastos de la familia que realiza el Banco Central, encuestas de consumo que analizan la canasta familiar y compara la cantidad de recursos que se destina al consumo general en el hogar. Desde ahí, se puede ver una pincelada de la alimentación del dominicano. El país hizo importantes avances y fue muy exitoso en la reducción de la desnutrición, en seguimiento a las metas del milenio. Logró atacar un problema inicial que se veía en la región, que era relacionado con la medida, peso y talla, pues estábamos teniendo niños de talla corta, desnutridos, delgados. Pero lo que ha pasado, es que ahora se ha ido al otro extremo, que es lo que llamamos malnutrición. Y estamos viendo la obesidad infantil. Pasamos de tener esos niños delgados que tenían déficit de aprendizaje por su condición de desnutrición aguda o crónica a niños obesos, que luego van a ser futuros hipertensos, diabéticos, que desarrollan diabetes juvenil y que van deteriorando progresivamente su calidad de vida en su crecimiento y desarrollo.

La malnutrición es un hábito. Debemos aprender a comer balanceadamente, lo que no implica tener que hacer gastos extraordinarios. Es comer con lo mismo que se produce en el país. Por ejemplo, vemos que los refrescos con gas, muy dañinos y con alto contenido de azúcar están muy accesibles, y por accesibles es que las personas se los dan a los niños y se los incluyen en su dieta a muy temprana edad, y los hacen parte de sus meriendas. Muy pocos niños están habituados a tomar agua y refrescos naturales, a comer verduras. O sea, que el tema de consumo no siempre va vinculado a que no se come sano porque no hay recursos económicos, porque realmente a veces se accesa a otro tipo de alimento que puede costar igual.

¿Cómo controlar el consumo de refrescos azucarados?
El tema de los refrescos azucarados puede regularse como han hecho otros países, con una decisión de Estado, se podrían aumentar los impuestos a los productos azucarados para controlar este alto consumo, además de la educación del individuo, pero tiene que ver con el acceso. Porque si una bebida con alto contenido de azúcar cuesta menos de un dólar, y otra menos mala o más saludable va a tener un mayor costo, entonces habrá una competencia desleal. Por eso es importante que en los temas de nutrición o de seguridad alimentaria, haya un marco legislativo, normativo y programático. El crecimiento y el desarrollo infantil adecuado es uno de los patrimonios más importantes que puede tener un país. En la medida en que tienes un crecimiento y un desarrollo infantil saludables, tienes adolescentes saludables, jóvenes saludables, adultos saludables y envejecientes saludables, y eso está vinculado a la carga de enfermedad que puede desarrollar un país en décadas.

Esto es como una cosecha. En la medida en que uno invierte en una buena nutrición y en estilos de vida saludable a temprana edad, habrá adultos sanos, y todo eso tiene que ver con la economía del país, porque al fin y al cabo, acabarás invirtiendo en medicamentos de alto costo, tratando enfermedades de alto costo, haciendo diálisis, atendiendo enfermedades cardiovasculares que producen altas estancias hospitalarias porque en muchos de esos pacientes, hay un 30% de muerte prematura vinculada a enfermedades no transmisibles, entonces, esa inversión que se está haciendo tardíamente se puede hacer desde política pública e invertirlo al inicio y construir generaciones de dominicanos más sanos, y eso se va a traducir en un sistema de salud con una menor carga de enfermedades.

En sentido general, ¿cómo ve la salud en el país. Los índices de mortalidad neonatal y materna son de los más altos de la región?
Si hablamos de las enfermedades transmisibles, se reconoce que hay avances importantes. Por ejemplo, un año el país fue campeón de malaria, ha avanzado en la disminución de la prevalencia de los casos de VIH, no obstante, los avances le van sumando retos. Por ejemplo, para el tema de VIH hay nuevos retos como es garantizar que todos esos pacientes sepan su condición serológica, que el 95% tenga acceso a tratamientos retrovirales. Otras mortalidades y morbilidades han coexistido en la salud pública de país, como es la mortalidad de la niñez y la materna. En estos ha habido avances importantes, sobre todo en la mortalidad de la niñez, que es la de niños de uno a cinco años, gracias a los programas de vacunación. Pero, ¿qué pasa con la mortalidad neonatal, que es la que se ha quedado rezagada y que nos está costando disminuir? Está muy vinculada a la atención perinatal, a la calidad de los servicios. A eso también le agregaría el tema de seguridad vial. Creo que en República Dominicana el tema de los accidentes de tránsito no se puede dejar por fuera cuando hablamos de un perfil de salud, porque las defunciones por causas externas constituyen aproximadamente el 12.5% de todas las muertes anuales en el país. Representan el 40% del total de las muertes accidentales y violentas ocurridas que fueron registradas en el 2013, por tanto, el tema de la seguridad vial es un problema de seguridad pública que debe ser tratado de esa manera.

¿Han sido suficientes las medidas para enfrentar enfermedades como el dengue, el zika, la chikungunya?
Creo que se han estado haciendo las actividades que recomienda la organización, quizás lo que habría que agregar y destacar, y lo que supone un reto para el sistema es el hecho de fortalecer la red de atención primaria, que esté absolutamente vinculada con un sistema de referencia y contrarreferencia en los hospitales. De esta manera se puede asegurar que el paciente que necesita atención en el primer nivel reciba la atención allí y no se congestionen las salas de emergencia como pasó hace tres o cuatro meses. Si un sistema de salud no quiere que las salas de emergencia se congestionen, es necesario que la red integral de servicios de salud funcione.

Atención primaria
Insiste en la necesidad de fortalecer la atención primaria que sirva de barrera y evite la congestión de las emergencias de los hospitales.

Avances
La representante del organismo reconoce los avances en disminución del VIH, pero recomienda garantizar los tratamientos retrovirales.

www.elcaribe.com

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada