sábado, 30 de julio de 2016

Presidente Medina ante reto de reinventarse para su segunda gestión

El presidente Danilo Medina logró gran impacto a favor de su imagen con acciones como saltar charcos y visitas a comunidades.

El presidente Danilo Medina concluye el próximo 16 de agosto su primera gestión de gobierno y al mismo tiempo comenzará su segundo mandato luego que ganó las elecciones con una votación histórica. De sus cuatro años al frente del Estado, lo que más ha marcado el desempeño de Medina ha sido su estilo cercano y sencillo proyectado a través de su programa estrella, las visitas sorpresa.

Pero al margen del éxito de su estilo, es probable que Medina y su equipo de estrategia estén conscientes de la necesidad de introducir algunas innovaciones tanto de forma como de fondo, porque de lo contrario correrían el riesgo de que su modelo termine agotado ante la población.

De hecho, las acciones de Medina de comportarse como uno más entre la población ya no tienen el mismo nivel de atención que lograron cuando el gobernante empezó a saltar charcos, andar por caminos empedrados, sentarse en piedras y hasta llamar por teléfonos a ingenieros para reclamar el cumplimiento en la construcción de alguna obra.

Pero más allá de la forma, Medina logró un gran impacto con la asignación del 4% del producto interno bruto (PIB) a la Educación con lo que implementó un programa masivo de construcción de aulas, estableció la tanda escolar extendida y mejoró el nivel salarial del personal docente del país.

Sin dejar de reconocer el impacto de esas medidas, la calidad de la educación sigue siendo una materia pendiente, según un informe de Educa del 2015, los estudiantes dominicanos tienen los niveles de rendimiento más bajos de la región, por lo que la nueva gestión está compelida a mejorar ese renglón para consolidar los logros educativos.

En materia de salud, el gobierno de Medina no tiene mucho que exhibir y de hecho ha sido de los dolores de cabeza de su primer gobierno, que se acerca a concluir el conflicto con los médicos por mejoras salariales. A la pugna administrativa hay que agregar las deficiencias en el servicio hospitalario, las muertes por dengue y otras enfermedades como los virus del Zika y la chikungunya.

La inseguridad ciudadana gana cada vez más terreno y las acciones del gobierno no han sido suficientes para dar respuesta en el que se ha convertido en el principal problema de los dominicanos. El sistema de emergencias 911 es un proyecto bien valorado por la población, pero está lejos de ser la solución al problema de la inseguridad.

El desempleo es otro de los grandes problemas nacionales que no ha tenido respuesta contundente a pesar del crecimiento de la economía dominicana. El Gobierno ha informado que cumplió la meta de la creación de 400 mil puestos de trabajo en cuatro años, sin embargo, eso no se ha reflejado en una reducción importante del desempleo que según el Banco Central para el 2012 era de 15.1% y en marzo de este año la Encuesta Nacional de Fuerza de Trabajo realizada por el Banco Central reportó que la tasa de desempleo en el país es de 13.3%.

Desde la perspectiva de los politólogos Freddy Ángel Castro y Belarminio Ramírez, Medina mantendrá el estilo cercano porque le ha dado resultado, pero también coinciden en que debe agregar innovación.

“Ya se ha visto que el presidente ha continuado con sus visitas sorpresa, y va a mantener su política comunicacional, pero tendrá respuestas más directas a problemas concretos”, dijo Castro.

Consideró que Medina tendrá un contexto social distinto al que heredó en el 2012 y que eso lo obliga a nuevas estrategias. “El agotamiento del estilo del presidente Medina va a depender de la capacidad creativa del gobierno ante nuevas opciones porque, por ejemplo, usted ve que ya la inauguración de aulas pasan como una nota más del día, o sea, ya eso no es nuevo, la gente lo ve como algo viejo”, argumentó Castro.

“Habría que ver cómo el presidente Medina se va a reinventar porque su agenda temática y propositiva es una agenda vieja y al pasar el primer año la gente puede empezar a sentir que está frente a un gobierno viejo… En realidad va ser difícil para él renovarse si no se emplea a fondo porque Danilo Medina se ha conformado con lo consensuado y lo acordado, pero tiene que romper paradigmas, hay que retar y manejar situaciones porque si te haces preso de lo mismo y manejándote con las encuestas, entonces será más de lo mismo”, subrayó Castro.

La posición de Belarminio Ramírez dista, en este aspecto, de lo expuesto por Castro. “Habrá una reafirmación del estilo humilde y sencillo, se va a mantener mucho más cerca de la gente, esas han sido políticas que han dado resultados, pero habrá que mezclar con nuevas estrategias de comunicación y hay creatividad en el equipo de gobierno y un equipo y un presidente proactivo”, expuso.

“Puedo garantizar que no habrá cansancio de la población ni en el estilo del presidente, ni en el plan estratégico de comunicación persuasivo del gobierno porque eso ya está contemplado”, dijo consultado sobre el tema.

El politólogo Ramírez es de opinión que en su segundo periodo, Medina será distinto a lo que sucedió con su antecesor, Leonel Fernández “que comenzó con un estilo y terminó con un mismo estilo, este ha ido cambiando su propio estilo, pero además está enfocado en la movilidad y contacto social, pero no habrá cansancio”.

Fernández anunció reforma constitucional

Sobre un presidente que ha sido reelegido, la experiencia más próxima es la de Leonel Fernández que ganó en el 2004 y se reeligió en el 2008. Fernández en su discurso de toma de posesión para su segundo mandato exhibió como principal logro la estabilidad y el crecimiento económico, luego de la crisis financiera que heredó del gobierno de Hipólito Mejía. También la puesta en servicio de la primera línea del Metro de Santo Domingo. Al inaugurar su segundo periodo, Fernández anunció una amplia reforma constitucional que concretizó en el 2010 y a partir de la que cuál dejó un nuevo orden institucional en el país.

Reinventarse
Tendrá que emplearse a fondo porque el presidente Medina se ha conformado con lo consensuado, pero hay que romper paradigma”.

Danilo Medina
Ya no hay posibilidad de gobernar con palabras”, el presidente Medina en el discurso de agradecimiento luego del triunfo del 15 de mayo”.

www.elcaribe.com.

0 comentarios:

Publicar un comentario