Madrid (EFE).- La automovilística alemana Porsche lanza el nuevo 718 Cayman, que llega al mercado con un precio de partida de 58.148 euros, mientras que para el 718 Cayman S será de 72.040 euros.
La marca ha destacado en un comunicado que, por primera vez, este modelo de techo rígido, del que ya se pueden hacer pedidos y que llegará en septiembre, tendrá un precio inferior al del roadster, en línea con lo que sucede en la gama 911.
El 718 Cayman utiliza los mismos nuevos motores bóxer de cuatro cilindros con turbocompresor que emplea el 718 Boxster. El coupé y el roadster tienen, por primera vez, una potencia idéntica.
La versión básica, con una cilindrada de dos litros, ofrece 300 caballos, mientras que el modelo S, con sus 2.5 litros de cilindrada, llega hasta los 350 caballos.
Esto supone un aumento de 25 caballos en comparación con los modelos anteriores, y el consumo medio de combustible según el ciclo homologado NEDC va desde los 5,7 a los 8,1 litros por cada 100 kilómetros recorridos.
El propulsor de dos litros del 718 Cayman tiene un par de hasta 380 Nm (90 Nm más), que está disponible entre las 1.950 y las 4.500 revoluciones.
El motor de 2.5 litros del 718 Cayman S dispone de un turbocompresor con turbina de geometría variable (VTG), una tecnología que hasta el momento se utilizaba únicamente en el 911 Turbo.
En el 718 Cayman S este turbo VTG cuenta adicionalmente, y por primera vez, con una válvula de descarga (wastegate). Su par llega a 420 Nm (50 Nm más), entre las 1.900 y las 4.500 rpm.
El 718 Cayman, equipado con la caja de cambios PDK de doble embrague y el paquete opcional Sport Chrono, acelera de 0 a 100 km/h en 4,7 segundos. En el 718 Cayman S esa cifra de aceleración es de 4,2 segundos.
Respecto a la velocidad máxima, el 718 Cayman alcanza los 275 km/h, mientras que el 718 Cayman S llega a los 285 km/h.
Por otro lado, la marca ha destacado que la dinámica transversal y la precisión en la trazada se han mejorado en el chasis.
Los muelles de suspensión y las barras estabilizadoras se han diseñado para ser “más firmes” y también se han revisado los reglajes de los amortiguadores.
La dirección, ahora un 10 % más directa, “mejora la agilidad y la diversión al volante”.
Las llantas traseras, que son media pulgada más anchas, en combinación con los neumáticos de nuevo desarrollo, consiguen mejor adherencia lateral y, por consiguiente, una estabilidad superior en curvas.
Respecto al sistema de frenos, utiliza unos discos de 330 milímetros de diámetro en el eje delantero, mientras que los traseros pasan a ser de 299 milímetros.
En cuanto al diseño, incorpora unas “voluminosas” tomas de aire en el frontal, en los lados y en el bajo perfil lateral, mientras que el morro tiene una forma más “afilada”. Encima de las entradas de aire delanteras incorpora unas estrechas ópticas adicionales.
Completan el frontal unas tomas de refrigeración más grandes y los faros bixenón de nuevo diseño, con luces de conducción diurna LED.
Visto desde el lateral, el nuevo deportivo coupé muestra unos “llamativos” pasos de rueda y estribos.
La rediseñada parte trasera tiene un aspecto más ancho, debido a la banda en color negro brillante y con las letras Porsche integradas que lleva entre los dos pilotos.
Estos también han sido completamente rediseñados y se caracterizan por su tecnología tridimensional y los cuatro puntos de luz de freno.
En el interior, la parte superior del salpicadero es nueva e incluye las salidas de ventilación.
El nuevo volante deportivo con el diseño del 918 Spyder, así como una amplia gama de opciones de conectividad, se añaden al interior del 718, junto al Porsche Communication Management (PCM), que es ahora de serie.
También forman parte del equipamiento estándar la instalación para el teléfono móvil, la interfaz de audio y el paquete de sonido Plus de 150 vatios.