lunes, 19 de mayo de 2014

Miles de seguidores asistieron al entierro de Monkey Black

Una enardecida multitud despidió al cantante urbano conocido como "Monkey Black".



SDE. Fueron sepultados ayer en el cementerio Cristo Salvador los restos del cantante urbano Leonardo Michael Flores Ozuna (Monkey Black), al que asistieron miles de personas, que sin importar como vestían, muchos sin camisa, y con pantalones por debajo de la cintura, tomando alcohol, y hasta con cráneos humanos, acudieron a darle el último adiós a su ídolo.



El cortejo fúnebre salió de club de Los Mina, justo a las tres de la tarde acompañado de miles de personas en motores y a pie, o en carros destartalados sonando la música del cantante urbano que fue asesinado de varias puñaladas en España el pasado 30 de abril.

A las seis de la tarde, el cortejo hizo su entrada al cementerio, y una vez allí, fue necesario reforzar la seguridad en el camposanto ante la multitud que gritaba desesperada que le permitieran la entrada.

Un contingente mixto de policías y militares de la Fuerza Aérea de la República Dominicana, se vio precisado a lanzar bombas lacrimógenas y tiros al aire, para dispersar una multitud, y evitar que entrara a despedir al rapero.

Dos hombres fueron detenidos por agentes policiales portando armas de fuego sin el permiso legal, mientras otro con una escopeta era perseguido por los agentes.

"Que viva Monkey, que viva el rey, tú siempre vivirás por siempre entre nosotros", eran sólo algunas de las expresiones que gritaba la multitud, mientras varios vehículos entonaban las canciones del cantante.

Al pie de la tumba donde fue sepultado "Monkey Black", estaban de pie el padre, su ex esposa y un hermano, mientras las bóvedas de los alrededores lucían repletas de "mirones", que no querían perderse el más mínimo detalle del último "espectáculo" que el rapero ofrecía a su pueblo.

Lo que dijo la gente de Monkey

Algunos consultados entienden que el cantante de música urbana merecía que el presidente Danilo Medina decretara tres días de duelo. Mario Santos, de 24 años de edad, con un lenguaje que poco se entiende, dijo que "Monkey Black", debió ser sepultado arropado con el lienzo patrio. En tanto, Maritza Solano entiende que el malogrado cantante debe ser honrado colocando su nombre a la calle donde residía. Otro que no quiso dar su nombre, porque entiende que después puede tener problemas, "Monkey" es uno de los hombres más grandes que ha dado el país.



diariolibre

0 comentarios:

Publicar un comentario